Guía del autoestopista galáctico por la Constelación Aprendizaje

|

El legendario y ya fallecido autor de la “Guía del autoestopista galáctico” (versión original en inglés “The Hitchhikers Guide to the Galaxy”), Douglas Adams, dijo en una ocasión: «Una experiencia de aprendizaje es una de esas situaciones en las que alguien te dice: ‘¿Sabes eso que acabas de hacer? Pues no lo hagas.’».

Quienes estén familiarizados con su trabajo apreciarán la extraña lógica, retorcida e inteligente, de su obra. Esa extraña lógica cobra ahora todo su sentido. A veces, la forma más rápida de aprender cosas nuevas es meter la pata. Somos más cuidadosos en un cruce donde casi nos estrellamos. Nos cepillamos los dientes con más diligencia después de una visita al dentista. «Así aprenderás», murmuraba mi abuela cuando salía escaldado y llorando después de protagonizar una trastada. Si aprendí, la verdad es que ni me acuerdo.

Me pregunto cuántas personas ven el aprendizaje de esta manera, como una serie de incidentes negativos que, una vez experimentados, les permitirán evitar instintivamente errores futuros. Aprender de esta manera no parece divertido y, mucho menos, deseable. Es lo opuesto a cómo nosotros, los profesionales del aprendizaje, retratamos el proceso. Pero tiene un gran aspecto positivo: ¡funciona! Tan efectivo es que los psicólogos todavía lo buscan, disfrazado de terapia de aversión, para combatir desde el consumo de drogas hasta el simple morderse las uñas.

Por supuesto, soy consciente de que esta tampoco es una observación nueva en e-learning. El gurú estadounidense Elliot Masie ha sido un exponente de tales técnicas durante años. «Fracasar en nuestro camino hacia el éxito» es una parte clave de su presentación ‘Tendencias y desafíos del aprendizaje 2017’ (versión original en inglés, Learning Trends and Challenges 2017).

Desde luego, hay otras formas de aprovechar esta reacción instintiva sin los obvios inconvenientes. También aprendemos bien simplemente observando las deficiencias de otra persona. En Video Arts son maestros de estas producciones. Su marca de vídeo-aprendizaje, donde prestigiosos cómicos británicos representan una solución desafortunada que luego se corrige, es legendaria en la formación corporativa.

También es una de las posibilidades en la gamificación y el aprendizaje basado en juegos. Crear resultados donde habrá perdedores y ganadores es importante. Ambos lados de la moneda aprenderán. Este puede ser uno de los beneficios sobre el aprendizaje menos citados de la gamificación, pero podría ser uno de los más valiosos.

Pero volviendo a Video Arts, su uso de la narrativa, y su capacidad de mostrar los resultados negativos de forma divertida ayudan a que sus vídeos sean atractivos. ¿Por qué utilizamos la técnica de fracaso/éxito con relativa poca frecuencia? ¿Es, como sugieren algunos diseñadores instruccionales, que gran parte del contenido corporativo que consumimos no se presta a este formato? La popularización y el éxito del micro-aprendizaje o micro-learning también contrasta con este enfoque.

Lo más probable es que las herramientas de desarrollo de e-learning y los informes SCORM de nuestro LMS no hayan sido diseñados para permitirnos mostrar este tipo de resultados. Pero las nuevas aplicaciones de hoy están comenzando a hacerlo. Por ejemplo, learningPlay permite a los profesionales de la formación construir y curar o seleccionar fácilmente sus propias narrativas con resultados gamificados que se pueden usar para demostrar tanto el fracaso como el éxito. También rechaza las evaluaciones SCORM en favor de algoritmos mucho más amplios que pueden ver los logros de diferentes maneras.

Ser capaz de mostrar fácilmente escenarios de fracaso/éxito, usar vídeos u otros medios, y ensamblar los resultados usando una aplicación como learningPlay puede ser una poderosa herramienta para el aprendizaje. Pero cuidado, Douglas Adams también advirtió que «los seres humanos, que son casi únicos en tener la capacidad de aprender de la experiencia de los demás, también son notables por su aparente falta de inclinación a hacerlo». Todos necesitamos, todavía, un empujoncito.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Martin Belton

Martin es director en Ascot Communications, una de las consultoras líderes en UK que trabaja con empresas orientadas a las tecnologías de la formación. Ha dado charlas en escenarios tan lejanos como Tokyo o Los Angeles y ha escrito más artículos sobre elearning e IT de los que él mismo, o cualquiera, puede recordar.